Cedula RFC SAT

La cedula RFC SAT es un instrumento que le permite la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el saber el número exacto de contribuyentes que se tienen activos dentro del país, así como de aquellas personas que residen en otros territorios pero que tienen algún tipo de negocio en México.

Nunca se ha cobrado por la emisión de la Cédula de Identificación Fiscal, por lo que es uno de los trámites más fáciles de llevar a cabo, independientemente del estado de la República Mexicana en donde vivas.

El proceso de cálculo de la CIF se realiza de manera casi automática, puesto que, de unos años para acá, interviene en una serie nueva de herramientas informáticas que facilitan el que las personas y/o empresas se anexen al fisco con el propósito de comenzar a pagar impuestos.

Una de las cosas que se ha cambiado al respecto es que ahora cualquier RFC con Homoclave tiene entre sus elementos de seguridad la inclusión de un código QR. Esta tecnología fue creada hace ya algunos años en Japón.

Esa clase de claves se caracterizan por estar encerradas en un pequeño cuadrado. La lectura de estos instrumentos, solamente se puede llevar a cabo por medio de un escáner digital.

No te asustes, que ahora cualquier persona tiene uno de estos artilugios en su dispositivo móvil. Así es, en tu celular cuentas con lo necesario para descifrar los códigos QR.

Para hacerlo deberás ingresar a la tienda de aplicaciones que corresponda al sistema operativo de tu celular. Puede ser la tienda de Play Store, en el caso de los teléfonos o tabletas que funcionan con Android o la App Store para dispositivos de la marca Apple.

Hay un sinfín de programas gratuitos que cumplen con la función de decodificar estas claves. Por lo regular su peso es mínimo y no necesitas grandes recursos para que funcione sin problemas.

Una vez instalado el software, ábrelo y apunta el lente de tu cámara encima del código QR. En pocos segundos podrás visualizar en pantalla los datos más relevantes de tu RFC.

Por supuesto entre estos destaca la inclusión de la Homoclave. Sin ella, las autoridades que encabezan el Servicio de Administración Tributaria correrían el riesgo de tener registros duplicados, lo que a la larga traería dificultades en cuanto al cálculo de los impuestos que debe pagar cada ciudadano.

Vale la pena recordar que de acuerdo a lo que dice la ley, un individuo no debe pagar dos veces por el mismo periodo fiscal. No obstante, al no tener un control estricto en cuanto al número de cédulas otorgadas, los cobros podrían duplicarse.

El SAT trabaja constantemente con compañías destacadas en el rango de la informática, para evitar que pase algún colapso en su web. De hecho, la página oficial en donde puedes llevar a cabo el tramite de RFC es una de las más visitadas del país.

Desde luego, esta no es la única cosa que puedes hacer en dicho portal, ya que también estarás en posibilidades de descargar el programa que te permita empezar a emitir facturas de forma electrónica.

Por otro lado y antes de concluir este aporte sobre la cedula RFC SAT, quiero dejarles una alternativa por aquí de una herramienta para sacar el rfc con homoclave de forma gratuita por Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *